Gastronomía

Abrirá el primer restaurante con comida preparada por impresoras 3D

Food Ink inaugurará su propuesta gastronómica futurista el próximo 15 de julio en Londres. Conocé cómo funciona la técnica de su gastronomía en impresión 3D. 

La tecnología alcanzó todos los ámbitos de nuestra vida, facilitándola en varios sentidos. Desde los medios de transporte hasta los medios de comunicación, las nuevas prácticas tecnológicas están adentrándose en todas partes, incluso en la gastronomía. El próximo 25 de julio se inaugurará en Londres Food Ink: el primer restaurante que preparará sus comidas con la técnica de la impresión 3D. Con un menú de 9 pasos y un precio de 250 euros por cabeza, el restaurante promete ser una experiencia gourmet única, donde la cocina se encuentra con el arte, la filosofía y las tecnologías futuras.

En un lapso de solo 3 días – 25, 26 y 27 de julio – Food Ink, invitará a 10 personas por noche para experimentar la comida impresa en el momento. Todo ello se filmará en vivo para que el público desde su casa pueda ver este singular acontecimiento. Los detalles del menú son todavía un misterio, sin embargo, Sasha Mather, la directora de comunicación de Food Ink, explicó que la carne es difícil de imprimir por cuestiones sanitarias y por la complejidad de generar una textura genuina. La impresora 3D que usarán está fabricada por “byFlow” y solo puede procesar materiales en forma de pasta. 

Pensado y ejecutado por un equipo internacional, Food Ink reúne arquitectos, artistas, chefs, diseñadores, ingenieros, futuristas, industriales, inventores y tecnólogos. Todos ellos dedicaron todos sus conocimientos, experiencias y creatividad a asegurar que esta visión revolucionaria se convierta en una experiencia presente. Para ello, están investifando con fervor las tecnologías emergentes para aprovecharlas al máximo.

Las extremidades de la impresora tienen mucha mayor precisión que la mano humana y facilitan, a su vez, el control de la gastronomía molecular en la comida impresa. De este modo se ve plasmado el lado artístico del proyecto, ya que la tecnología permite elaborar diseños que a mano serían casi imposibles o llevarían horas. Los diseños geométricos en sus comidas pueden imprimirse en 2 o 3 minutos, mientras que un plato más complejo lleva, como máximo, cinco minutos.  

“El objetivo de Food Ink es usar el lenguaje universal de la comida como una forma divertida y accesible de llamar la atención sobre las increíbles posibilidades que ofrece la impresión 3D y otras tecnologías prometedoras”. 

Además de la comida, todo en el restaurante estará impreso en 3D: las sillas, mesas, lámparas e incluso la vajilla. Para sumarle a la experiencia futurista, los invitados podrán usar auriculares y escuchar música compuesta por computadoras de inteligencia artificial. Mirá el video de presentación: