Cocinar

Dos clásicos del frío: papas y espinacas a la crema

Si todavía no probaste preparar estos platos calientes, todavía estás a tiempo con estas dos recetas.

Cuando llega el frío, llega la oportunidad de volver a esos platos calentitos que nos encantan y que en verano son casi intolerables. La polenta, los guisos, las sopas y las tan adoradas papas y espinacas a la crema. Para algunos, son solo acompañamientos de platos más contundentes. Para otros, los más fanáticos, pueden convertirse en el plato principal. La realidad es que son dos clásicos del invierno que seducen a todos con su cremosidad y su combinación de sabores.

Para los que todavía no aprendieron a hacerlos, les dejamos dos recetas simples:

PAPAS A LA CREMA

INGREDIENTES:

  • Manteca derretida
  • 907 gramos de papas, peladas y cortadas en rodajas más bien finas
  • 3 tazas de crema
  • 1 cda. de harina 0000
  • 1/4 cdita. de nuez moscada
  • Ciboulette
  • Sal y pimienta
  • Queso rallado

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a temperatura media (180°C). Colocar las papas en una olla grande y cubrirlas con agua. Llevar a hervor y luego reducir el fuego. Cubrir la cacerola y cocinar 10-15 minutos o hasta que estén tiernas pero no completamente cocinadas. En una olla más pequeña, mezclar la crema, la harina, la nuez moscada, la manteca y la sal y la pimienta. Apagar antes de que hierva.

Colar las papas. Colocar una capa de crema en la base de una bandeja honda para horno y encima ir poniendo las papas en capas. Seguir colocando crema entre ellas para que se bañen por completo. Cuando se hayan puesto todas, terminar con la crema que falta (siempre se puede ir agregando más si ven que se va secando en el horno). Terminar con el ciboulette y el queso rallado y hornear unos 15- 20 minutos hasta que se haya calentado todo y la parte de arriba se haya gratinado.

ESPINACAS A LA CREMA

INGREDIENTES:

  • 25 gramos de manteca
  • 1 cebolla chica bien picada
  • 2 cdas. de harina
  • 200 ml de leche entera
  • 400 gramos de espinaca
  • 100 ml de crema
  • 1 cdita. de nuez moscada
  • Queso parmesano rallado
  • Sal y pimienta a gusto

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 180°C. Calentar la manteca en una sartén. Agregar la cebolla y cocinar 5 minutos hasta que se ablande. Agregar la harina y cocinar 2 minutos más. Luego, ir agregando de a poco la leche, revolviendo constantemente. Una vez que se haya incorporado bien, cocinar 5 minutos hasta que la salsa se empiece a espesar.

Mientras, colocar la espinaca en un colador grande. Volcar agua hirviendo de una tetera o pava eléctrica hasta que las hojas languidezcan. Repetir. Colocarla sobre papel de cocina y ezcurir para sacarle bien el agua, luego picarla. Mezclarla con la crema y la mezcla de leche en un bol y volcar todo en un plato hondo para horno. Terminar con bastante queso rallado arriba. Hornear 15-20 minutos hasta que se haya calentado bien todo y el queso se haya gratinado.