Cine y Series

La interesante transformación de Jim Carrey

Mirá “I Needed Color”, el documental que muestra la transformación artística y espiritual que vivió el actor de comedia luego de atravesar la etapa más dura de su vida.

Jim Carrey vivió un profundo estado de depresión, tomando Prozac durante muchos años, y a causa del suicido de su ex novia Cathriona White. Ante esto, el actor de comedia buscó refugio en una veta filosófica neo-advaita, siguiendo a maestros como Jeff Foster y Eckhart Tolle y, también se interiorizó en el mundo de la pintura, de manera extremadamente obsesiva.

Aunque existen opiniones encontradas de si Carrey realmente es un buen pintor o no, lo que es indudable es que, como muestra la pieza audiovisual y documental “I Needed Color“, su vinculo con el arte es pasional que conlleva un poder transformador, sanador y liberador del arte.

Estoy perfectamente bien con todo lo que pasó, en la vida y en el arte. Incluso con la horrible situación que ustedes ya conocen“, dijo Carrey, haciendo referencia al suicidio de White, que se quitó la vida en septiembre de 2015. También se definió a sí mismo como un “hombre libre” dentro de la industria del entretenimiento: “Ya no estoy en el negocio. No me importa lo que la gente vaya a pensar de mí después de que muera. Todo lo que quiero es que la gente piense en mí como un hombre con buena energía, como alguien que dejó un buen olor tras su paso“.

En lo profesional, el actor está promocionando Jim & Andy: The Great Beyond, el documental de Netflix que cuenta cómo fue el proceso creativo de Carrey para componer al humorista Andy Kaufman en la película Man in te Moon. Ese trabajo le valió un Globo de Oro como mejor actor, en 2000. Acá podés ver “I Needed Color” y entender cómo el arte puede salvar a una persona: