Comer Afuera

Las 10 ciudades con la mejor comida callejera del mundo

Los puestos gastronómicos ambulantes son parte esencial de la cultura de un país. Y hay muchas ciudades donde estos ocupan un lugar central en la comida local.

Hay algunos destinos del mundo que no se terminan de conocer por completo si no se prueba su “street food” o comida callejera. Uno no puede volverse de Nueva York sin disfrutar de un hot dog callejero bañado en ketchup y mostaza. O viajar por Bangkok sin frenar en un puestito a probar un bowl de fideos picantes que te sirve un vendedor ambulante y que degustás sentado en la vereda. La comida callejera no es solamente una forma fácil, rápida y barata de comer en una ciudad. Sino que se trata de una experiencia más profunda de conocimiento e inmersión en la cultura de un país.

Si bien casi todas las ciudades del mundo tienen gastronomía ambulante, hay algunas de ellas que se destacan por la calidad y exquisitez de sus platos. Ciudades que crearon una “cultura de comida callejera”, donde esta se convirtió en un infaltable a conocer el lugar. El sitio de viajes Travel and Leisure compartió las mejores 10:

1. SINGAPUR

Es una de las ciudades con comida callejera más “segura”, con regulaciones estrictas para este rubro y áreas destinadas a los puestos ambulantes. Estos tienen la obligación de presentar distintos grados de limpieza (de la A a la D), así que es fácil ver hacia dónde nos conviene ir.

Dónde ir: Maxwell Food Center; Hong Lim Food Centre; Lagoon Food Village.

2. SYDNEY, AUSTRALIA

Ya sea que estás tentado por comida vietnamita o por una hamburguesa de bife, la escena gastronómica diversa de Sydney lo tiene todo cubierto. Además de la variedad, los puestos callejeros y foodtrucks de Sydney son de los más limpios del mundo gracias a las restricciones de seguridad de la ciudad y las inspecciones regulares de limpieza. Así que el único peligro acá es, ¡comer demasiado!

Dónde ir: los foodtrucks están esparcidos por toda la ciudad. La mejor manera de seguirlos es a través de la aplicación: Sydney Food Trucks.

3. ESTAMBUL, TURQUÍA

La comida callejera en Estambul es una forma de vida. Das vuelta a cualquier esquina y te topás con un vendedor ambulante o un büfe (un puestito deli donde podés agarrar un sándwich, un pancho y una cerveza fría y seguir). Las opciones son muy variadas, desde bagels hasta pizza turca. Si bien comer en la calle es generalmente seguro, conviene elegir platos cocidos antes que raw food y comida de mar.

Dónde ir: Mercado de las especias en Eminönü and Küçük Pazar.

4. BANGKOK, TAILANDIA

La gastronomía callejera está tan integrada en Bangkok que uno puede comer muy bien en la ciudad sin tener que poner un pie en algún restaurante cerrado. Los vendedores ambulantes ofrecen todas las comidas, desde el desayuno hasta el postre. Si bien tienen estimados unos 12 mil puestos callejeros en la capital de Tailandia, hay que proceder con cautela porque no todos tienen licencia. Conviene acercarse a los puestos que tengan una sticker de un plato sonriente, esos son los aprobados por los oficiales de salur.

Dónde ir: Yaowarat, Bangkok Chinatown y el mercado nocturno de Soi 38. Otro imperdible: el noodle alley.

5. MARRAKECH, MARRUECOS

La comida callejera en Marrakech es de la más excitante y sabrosa del mundo; con todas sus especias, colores, texturas e influencias. Si bien la seguridad gastronómica no es una preocupación mayor en Djemaa el-Fna (la plaza icónica de Marrakech), sí es recomendado optar por platos cocinados en los puestos más lejanos, más allá de la medina.

Dónde ir: Djemaa el-Fna se transforma todas las noches en el “comedor” exterior más grande de la ciudad.

6. BOMBAY, INDIA

Con 250 mil vendedores ambulantes, las calles de Bombay son una aventura culinaria que vale la pena explorar. Mucha de la comida es abundante, rellena y apta para vegetarianos. Una cosa es importante: la seguridad gastronómica es un problema en esta ciudad – hay solo 17 mil puestos ambulantes que tienen licencia – por eso es conveniente apegarse a la comida cocinada y alejarse de los lácteos.

Dónde: los puestos están en casi todas las esquinas pero dos lugares que venden los mejores platos típicos son Shivaji en la calle Rajwadkar y los puestos frente a la playa Juhu.

7. MÉXICO

La comida callejera en la ciudad de México re remonta a los tiempos pre-hispánicos: los españoles se sorprendían con la comida rápida que encontraban en sus calles cuando llegaron en 1516. No mucho cambió desde ese entonces. Las calles siguen llenas de puestos y taquerías ofreciendo platos rápidos, baratos y deliciosos. Las regulaciones de seguridad existen pero no se revisan mucho, por ende conviene apegarse a los carros mejor mantenidos.

Dónde: en Zócalo, Tortas Been y Calle San Ildefonso.

8. PALERMO, ITALIA

Nadie duda de que la pizza y las pastas son dos fuertes gastronómicos de Italia. Sin embargo, otra gran parte de su comida se sirve sus veredas. En las calles de Palermo, la capital siciliana, podés encontrar de todo, desde buñuelos de garbanzos hasta sándwiches de hígado. La seguridad gastronómica acá no es un gran problema ya que casi todo se fríe (bueno para el sabor, malo para las dietas).

Dónde ir: puestos hay en todas las calles, pero se recomienda ir a Pani cà Meusa di Porta Carbone y a Borgo Veccio para el mejor pescado.

9. RÍO DE JANEIRO, BRASIL

Los cariocas (así se llaman a los nativos de Río) se toman la comida callejera muy en serio. Es una forma de vida: empiezan el día con un bol de acai, luego almuerzan un esfiha y una hamburguesa o acarajé para la cena. ¡Todo en puestos y food trucks en las veredas! Las regulaciones de seguridad gastronómica existen pero está poco claro si son realmente respetadas, por eso conviene alejarse de las comidas crudas, con la excepción de los bowls de acai.

Dónde ir: Boho, el histórico barrio de Santa Teresa, es el lugar para probar el auténtico acarajé. Para el resto, los puestitos que dan a las playas de Ipanema y Copacabana son buenísimos.

10. NUEVA YORK

Las calles de Nueva York están repletas de puestitos con comidas de todo tipo y mil variedades. El departamento de salud regula y monitorea estrictamente las prácticas sanitarias de los vendedores ambulantes (los que no cumplen con esto tienen que pagar multas muy caras), por eso se puede comer de todo sin miedo.

Dónde ir: En el verano, el festival Smorgasbury de Brooklyn es el lugar para ir, con alrededor de 100 vendedores ofreciendo comidas de todas partes del mundo. En cualquier otro momento del año, en Prince Street (Soho) van a encontrar food trucks parados allí en cualquier momento del día.