Cocinar

Leches vegetales, preparalas en casa

No tienen lactosa ni gluten, son bajas en calorías y aportan una gran cantidad de nutrientes muy beneficiosos para la salud.

Hace un par de años empezó a crecer el consumo de leches vegetales en nuestro país. Sin lactosa ni gluten, bajas en calorías y con una gran cantidad de nutrientes para nuestro organismo, estas son una opción mucho más saludable que la leche de vaca tradicional que puede ser dañina en muchos aspectos, especialmente los digestivos.

Las leches de almendras y de coco constituyen la base de muchas recetas más saludables como smoothies, helados, galletitas, budines e incluso sopas. Se utilizan como perfecto reemplazo de la leche vacuna en cafés y tés y healthy bowls con granola y frutas. Reducen en gran medida la pesadez de estos platos.

Hacer leche de almendras y de coco caseras es mucho más fácil de lo que parece y, de esta forma, se ahorra muchísima más plata que si se compran en dietéticas. Se necesita únicamente los frutos, agua y alguna especia solo si se desea. Les compartimos ambas recetas para que se animen a cambiar sus hábitos alimenticios por unos mucho más saludables:

1. LECHE DE ALMENDRAS

INGREDIENTES:

  • 1 taza de almendras crudas (155 g)
  • 3 tazas de agua (750 ml)
  • Esencia de vainilla (opcional)
  • Canela (opcional)

PREPARACIÓN:

Para empezar, coloca a remojar la taza de almendras en un recipiente con suficiente agua. Al día siguiente, o bien pasadas unas 5 horas, cuela las almendras e introdúcelas en la licuadora con las 3 tazas de agua. Si gustas, le puedes añadir esencia de vainilla o canela. Procesa todo hasta que las almendras queden bien trituradas. A continuación, coloca una malla fina o un colador de tela sobre un recipiente y cuela la bebida. Resérvala en un frasco de cristal con cierre hermético y guarda la pasta que ha quedado en el colador para hacer otras recetas.

Beneficios:

  • Ideal para las personas con colesterol alto y triglicéridos, ya que su fibra ayuda a regularlos.
  • Es una alternativa para los que tienen intolerancia a la lactosa, ya que es de fácil digestión y no contiene demasiada grasa.
  • Contiene una cantidad significativa de potasio que favorece la recuperación de los músculos después de someterlos a un entrenamiento intenso.
  • Es una gran alternativa para personas con gastritis o problemas intestinales porque aporta fibra soluble e insoluble y protege la pared de los intestinos.

2. LECHE DE COCO

INGREDIENTES:

  • 4 ½ tazas de coco rallado (350 g)
  • 3 tazas de agua hirviendo (750 ml)
  • 3 tazas de agua a temperatura ambiente (750 ml)

PREPARACIÓN:

Introduce el coco rallado en la licuadora y agrégale las tazas de agua hirviendo. Déjalo reposar un par de minutos y procesa a velocidad rápida. Incorpora el agua fría y sigue procesando varios minutos hasta obtener una pulpa muy fina. Coloca un paño o malla fina sobre una olla y filtra el líquido. Reserva la harina resultante para hacer otras recetas. Si la dejas reposar durante unas 48 horas en el refrigerador, la grasa se separará del agua y podrás usarla para hacer crema batida.

Beneficios:

  • Por su importante aporte de hierro está recomendada para prevenir y combatir la anemia.
  • Al ser rica en magnesio, funciona como complemento para acelerar la recuperación de los calambres y dolores musculares.
  • Recomendada para personas que buscan bajar de peso porque mejora la digestión y genera una mayor sensación de saciedad.
  • Gracias a su aporte de vitamina C, ingerirla puede ser bueno para fortalecer el sistema inmunológico y prevenir enfermedades.
  • Es un buen aliado para cuidar la piel y el pelo