Conocer

Ocho playas exóticas de Europa

Conocé todo lo increíble que tienen para ofrecer las costas europeas y empezá a planear un viaje diferente.

Si bien siete de los 10 países más visitados del mundo son europeos – y las capitales del continente viejo están en los destinos obligados de casi todos – a la hora de elegir playas, la mayoría de las personas se inclinan por el Caribe o el Sudeste Asiático. Se tiene un desconocimiento sobre muchas de las costas europeas.

La realidad es que hay un gran número de playas en Europa que realmente vale la pena conocer. Además de las vistas increíbles, sus aguas turquesas y la tranquilidad del ambiente, estas son tan variadas como el continente. Hay playas familiares con actividades para los más chicos, playas aisladas para quienes quieran descansar, playas con fiestas para ir con amigos e incluso playas con actividades deportivas. En otras palabras: playas para todos los gustos.

Y lo mejor que tienen estos lugares es que no te encierran en una vacación 100% playera. Las distancias son más cortas que en el resto del mundo, por ende, uno puede ir recorriendo las distintas costas en un mismo viaje, o pasar parte de este en la playa y el resto en el centro del continente. Les compartimos 8 playas europeas que son exóticas e imperdibles:

  1. PLAYA NAVAGIO – Isla de Zakynthos, Grecia.

La atracción principal de esta playa es la estructura de un gran buque que quedó encallado en los 80s. El barco descansa en el centro de la playa en forma de medialuna, justo en el medio de la parte de arena. Los altísimos acantilados que rodean la playa demuestran que esta es solo accesible en bote o en barco, pero la gran cantidad de proveedores que se ve en el área asegura que hay un constante movimiento de turistas en la época de verano. Lo exótico de la naturaleza del lugar es sin duda algo que hay que experimentar en persona.

2. CALANQUE D’EN VAU – Cassis, Francia.

Los amantes de la aventura no querrán perderse este aislado lugar en la costa sur francesa. Esta playa es solo accesible en bote o con dos horas de caminata, y el esfuerzo que lleva llegar hasta ahí hace que el resultado sea aun más imponente. Ubicada al final de una ensenada, esta playa está rodeada de inmensos acantilados y el contraste entre el azul brillante del Mediterráneo contra la caliza blanca convierte a este lugar en una especie de sueño.

3. PLAYA DE LOS CONEJOS – Lampedusa, Italia.

Se trata de una de las playas más lindas del mundo, pero su ubicación remota – está a 160 kilómetros por fuera de la costa Italiana – disuade a la mayoría de los viajeros, menos a los más intrépidos. Para aquellos que se animan al viaje, hay un premio inolvidable: el agua es poco profunda, calma y transparente lo que permite caminar bien hacia adentro. El mar es ideal para nadadores y snorkelers y un punto donde se suelen ver tortugas de mar.

4. PLAYA DE ELAFONISI – Creta, Grecia.

Esta playa es ideal tanto para amantes del descanso como para los más dinámicos y deportistas. La arena rosa y el fondo montañoso hará felices a los tranquilos para quienes las vistas lo son todo. Los más activos la pueden disfrutar haciendo surf, kiteboard o windsurf. Y una vez que estén hambrientos, lo más recomendable es acercarse a una de las tabernas por un plato de “dakos”: una comida típica con tomates frescs, queso, aceite de oliva y hierbas sobre pan crujiente.

5. PLAYA DE MIGJORN – Formentera, España.

Además de los increíbles escenarios de las playas de Formentera, en este tramo de la costa española se encuentra algo para cada persona. Alquilá una silla y una sombrilla por el día para disfrutar de una bebida bien fría frente al mar, disfrutá de las vistas en una caminata sobre la costa o unite a un juego de volleyball playero. También es ideal para los que quieran aislarse un poco, que tienen que caminar un rato más.

6. SCALA DEI TURCHI – Sicilia, Italia.

Incluso fuera de temporada, esta playa es ideal para conocer. Erosiones durante millones de años tallaron la piedra blanca hasta crear una serie de escaleras que te permiten escalar desde el agua. Este lugar es popular y suele estar bastante lleno de gente, así que quienes esperan un viaje más tranquilo, pueden conocerla justo antes del amanecer, una experiencia mágica y tranquila.

7. DURDLE DOOR BEACH – Dorset, Inglaterra.

Inglaterra no es un destino muy elegido por los amantes de la playa, pero la imagen tan imponente de esta costa la convierte en un infaltable. En el verano, se puede nadar en la sombra del “Durdle Door”; un arco de roca inmenso que se cierra en el mar. Y con temperaturas más frías, el lugar es ideal para caminar sobre acantilados, colinas verdes y las inmensas vistas del mar.

8. ZLATNI RAT – Bra?, Croacia.

Con un escarpado triángulo que sale hacia el mar, la forma de Zlatni Rat implica más superficie de arena para los amantes de la playa. La belleza natural de este lugar es interminable – el mar turquesa, el verde profundo del bosque, la playa bien blanca – y es el cielo para las personas activas ya que abundan los deportes acuáticos. Se pueden tomar clases de windsurf, paddleboard o incluso hacer snorkel en las aguas inmaculadas. Es el lugar para ir cuando se busca un destino familiar para el verano.