Foodie

Qué es el ghee y cómo prepararlo en casa

El denominado “oro líquido” se elabora a partir de hervir la manteca tradicional para eliminar sus proteínas. Esto lo convierte en un alimento apto para intolerantes a la lactosa y repleto de beneficios para la salud del cuerpo tanto interna como externamente.

El ghee o manteca clarificada es un alimento oriundo de la India que se caracteriza por ser mucho más digestivo y dueño de un gran número de propiedades medicinales. También denominado “oro líquido”, el ghee se obtiene a partir de un proceso donde se derrite la manteca y se elimina su proteína, permitiendo que se conserve más tiempo y que lo puedan consumir personas intolerantes a la lactosa.

ghee1

El ghee se utiliza para cocinar, como sustituto del aceite tradicional, para aportarle un valor nutricional extra a los platos y para acompañar vegetales. Una de las características más importantes es su alto punto de humeo, lo que permite que aguante altas temperaturas de cocción, sin modificar su estructura molecular y reduciendo la producción de toxinas. Se trata del lácteo más aceptado en el “universo Paleo”.

Además de tratarse de una manteca sin lactosa, ideal para quienes tienen intolerancia, el ghee presenta un gran número de beneficios para la salud. Estimula la mente y fortalece el cerebro ya que posee virtudes revitalizantes; mejora el funcionamiento de los pulmones, el hígado y del sistema inmunológico y ayuda en la digestión, el tratamiento de trastornos digestivos y la correcta asimilación de alimentos. Contiene ácidos grasos no saturados, saludables para el sistema cardiovascular; es un gran depurativo de hígado, vías biliares e intestinos y es útil durante el proceso de desintoxicación, para la anemia y los desórdenes de la sangre. Sus propiedades se asocian principalmente a la prevención del cáncer y enfermedades cardíacas – por contener aceites que no aumentan el colesterol -, además de la proporción de minerales y vitaminas.

jar and measuring tablespoon of ghee - clarified butter

Además de ser excelente para las funciones internas del cuerpo, el ghee también se utiliza de manera externa, aportándole varias ventajas a la piel y tratando dolencias y afecciones como irritaciones, heridas o quemaduras.

Si bien el ghee se puede conseguir en algunos lugares o a través de Internet, es muy sencillo de preparar en casa. Acá les compartimos el paso a paso:

QUÉ NECESITÁS (para 500 gr. de ghee):

  • 750 gramos de manteca sin sal y DE CALIDAD
  • Una olla de fondo grueso
  • Una cuchara de madera
  • Un frasco de vidrio para el ghee
  • Un colador fino
  • Un trozo de tela o gasa de quesero de algodón

PREPARACIÓN:

  1. Colocar la manteca en la olla a fuego medio. No calentar la olla antes de meter la manteca, ya que ésta se puede quemar.
  2. La manteca va a empezar a derretirse. Es importante no tapar la olla durante el proceso, ya que el contenido en agua de la manteca tiene que evaporarse. Empezarás a ver cómo los sólidos combinados con el agua van flotando hacia la superficie.
  3. Estos últimos forman una capa blanquecina y algo espumosa. A fuego medio, dejar que la manteca derretida comience a hervir. En ningún momento hay que aumentar el fuego más allá de esta temperatura.
  4. Mientras hierve la manteca y se evapora el agua, los sólidos lácteos comienzan a desintegrarse. Según se van separando volveremos a ver la grasa amarilla.
  5. Ahora se forman burbujas grandes y transparentes y hierve con bastante fuerza. Reducir un poco el fuego, y a partir de este momento, revolver de vez en cuando para que los sólidos no se peguen al fondo ni a los bordes de la olla.
  6. Según se sigue evaporando el agua, las burbujas se van haciendo cada vez más densas.
  7. Ahora se empieza a ver cómo se fue formando una capa espumosa y cada vez más densa en toda la superficie. Bajar aún más la temperatura y dejar que hierva a fuego lento. A partir de este momento, los cambios son rápidos, es por eso que es importante permanecer en la cocina presente en todo el proceso.
  8. Apagar el fuego, pero dejar la olla en su lugar. El calor de la placa y el que retiene el fondo de la olla terminarán la cocción del ghee hasta que esté listo. En la superficie ahora habrá una capa de espuma muy fina y los sólidos se han vuelto marrones y se han depositado en el fondo de la olla.
  9. Cuando vemos un líquido de color ámbar con un poco de espuma flotando por encima, es una señal de que casi terminó. Hay que tener mucho cuidado de que no se quemen los sólidos que están en el fondo. Si esto ocurriera, estropearía el aroma del ghee.
  10. Dejar que se enfríe un poco y filtra el ghee usando el colador forrado con la tela. Dejar que se enfríe por completo antes de tapar el frasco. Si el proceso se hizo de manera correcta, se lo podrá guardar sin problemas a temperatura ambiente en el frasco. Al enfriarse, el ghee se volverá semisólido.

ghee